Un sentimiento que se fugo…

Te extraño tanto, el tiempo pasa y duele y duele mas y mas, me quemo me arde todo, quisiera que solo fueran palabras todo esto que siento por ti y no es así, esta vez no haré metáforas ni parábolas para esto, no quepo de vergüenza cada palabra cada golpe, cada herida me duele porque mate lo que mas amo en este mundo, que amo tus ojos, amo tus manos, si esas que lastime, me duele todo porque te perdí, que recuerdo tantas cosas a tu lado mi amor, recuerdo esa tarde en el parque cuando me diste la noticia de que había fallecido mi papa, cuando te conté lo que me había sucedido, cuando me platicaste lo que te había pasado, maldita sea porque no llegue con una tarjeta de San Valentin, quizás fuera un poco menos doloroso, pero mi taza y mi pañuelo son sinceros y se que llevas mi aroma en cada poro de tu ser, así como yo llevo el tuyo que jamas olvido. Que se me hace un nudo  en la garganta, que me muero por verte.

Que no era yo, maldita sea que no era yo, que llorando me maldigo, que por mas que quiero hacerme el fuerte estoy quebrado, que a veces quisiera no pensarte tanto y mi descanso es cuando duermo y te me apareces en mis sueños, portabas un vestido hermoso y te abrazaba y me abrazabas y me repetías porque lo había hecho y me decías que me querías y que me amabas mucho y no te soltaba porque tenia miedo de despertar y saberme infelizmente solo alejado de ti y desperté perramente mas solo.

No estoy enfermo no eres mi enfermedad, si te necesito mucho, me haces mucha falta te extraño, te recuerdo, te anhelo, te sueño, te amo y te beso en mi realidad. Mi realidad, esa donde soy un desempleado, tengo sueños a tu lado, donde quiero aspirar contigo, donde me estoy partiendo la madre en si ir a correr a buscarte como el marica que soy o amarrarme los huevos y esperar, pero no se que esperar.

Te hubiera pinches besado mas ese jueves necesitaba tanto tus besos, tus besos, perdóname Angélica mía, perdóname.

Perdóname por no abrazarte cuando debía. Perdóname por no besarte mas, perdóname por no escucharte mas, perdóname por no estar, perdóname cada golpe. Perdóname cada herida que deje en tu corazón de princesa. Perdóname. Se que fui injusto se que fui un patán, no me abandones mi cielo.

Boûpe – X

Tenía tantos días que no te veía, pareciera que te esfumaste. El Boupe conmigo es solamente ello, un simple hotel en medio de la nada, y de verdad me agrada mucho saber que estas bien y que has regresado. 

En efecto sigo aquí, y no, no puedo encontrar la salida, de hecho hace unos días atrás me encontraba en ξ Alzir, se que ahí esta la salida, se que en esa ala se puede salir de aquí, pero son demasiadas las salidas y es tan distante de aquí que resulta muy agotante. Ya no escarbo entre el tumulto que deje, mas bien trato de acomodar todo a como estaba antes, y no se que me inquieta mas si cuando bajas por esas escaleras o cuando no lo haces; cuando lo haces se que puedo conversar contigo y añoro tu leve consuelo por las largas horas que conversamos, cuando no lo haces me encuentro conmigo mismo, pero es mucho el miedo que siento cuando ocurre ello, me da mucho miedo la soledad.

Claro que sigo pensando en ella, no puedo dejar de hacerlo, jamas lo haré, eso no esta en mis planes, y lo hago porque el estambre rojo sigue ahí, sigue esa conexión, se que esta muriendo por el otro lado, pero por este lado no ha pasado ello, solo esta un poco enterrada y quiere salir a la luz, quiero descubrir como poder meter todos estos pensamientos en esa conexión, porque no dejo de pensar ni un segundo en ella.

Minutos antes de que bajes, miro por la ventana la luna, es una sola, y se que ella también la esta viendo, por ello mantengo la fe, un hombre sin fe estaría totalmente perdido, yo estoy encerrado aquí y afuera hay una bestia que duerme, lo se porque en ocasiones escucho cuando recorre los pasillos, y siento tristeza por el, porque no tiene a nadie, nadie no ha llegado aún, entiendo su desesperación, pero se que es una abominación. El quema es despreciable, es voraz, atroz, y cuando se encuentra cerca solo pienso en ella, pienso en sus ojos, en sus labios, en sus manos, en sus besos, en las ganas de volverla a ver, de abrazarla, de decirle que siempre sueño con ella y la abominación desaparece.

Pienso en ella porque es mi salvación, y aún así ella no este conmigo aquí pensar en ella me alivia y cuando lo hace mas la extraño, pero no logro poder hacer llegar ese mensaje, se que no llega, se que no siente lo mucho que la extraño y lo mucho que la necesito.

Ya mi café se enfrió y aun ello me la recuerda. 

No busco la reacción del público, estoy hablando con Dios.

Boûpe – IX

En ocasiones me llega una serenidad, me aborda una paz de saber que ella se encuentra bien, estamos en el lugar donde no sabemos nada de los dos y quizás así sea mejor, la siento tan feliz, tan radiante, quizás ya me este olvidando, yo seguiré aquí hurgando entre todos nuestros recuerdos, cosas tan pequeñas, tan insignificantes, un beso por la mañana, un beso, si un beso ni eso nos pudimos regalar al final y me muero tanto por besarla de nuevo, no se si todas estas cartas salgan del Boupe, parece que no, como sabrá ella que cada día que pasa la recuerdo mas y mas, que me hace mucha falta su presencia, que muero cada día un poco mas, que no sonrío porque mis sonrisas me las quiero gastar en ella, pero se que es inútil.

Sentado aquí abro mi billetera y ahí esta su foto y unas credenciales, creo que lo mas reconfortante del día es ese cuando me siento y abro mi billetera, su imagen en fotografía, el siempre recordarla, el siempre sentirla, nunca había estado tanto tiempo de ella alejado, y me pregunto si habrá manera de que ella sepa que la necesito tanto, que sufro mucho porque ya no esta y que quisiera verla una vez mas. Quien le dirá lo bonita que se ve, quien le preparara su café, seguramente alguien y espero que no lo prepare como yo, porque quizás comience a recordar.

“Su vista se estaba cansando, volvió las pequeñas fotografías a su billetera con amor, la cerro y la guardo, no tomo su café porque la estaba esperando, el café se enfrió, y se perdió en la inmensidad de aquella sala, nunca soltando aquella libreta desgastada….Quizás mañana regresaría”

Postcards by The Curious Case of Benjamin Button

Messier 35

Una galaxia que nace de Messier 35.

Una galaxia que nace de Messier 35.

 

Veo como tus ojos se poblan de galaxias y estrellas, llenos de infinito amor y ternura. No me conformo con solo mirarlos en fotografías, pero me duele no ver tus ojos, tus hermosos ojos niña azul, me duele no verlos como se cierran cada noche, como se abren cada madrugada, extraño cada latido de tu corazón, cada vez que respiras, o como tu manita se aferra a mi pulgar con fuerza, o cuando te cargaba por las noches para que durmieras.

Se que nunca estaré una navidad contigo, algún cumpleaños, tu graduación, tu primer día de clases, tu primera decepción, algún 14 de febrero, el día en que te cases, o quizás si, pero ahí atrás, en las sombras, en las tinieblas, se que tu mirada me buscara entre la multitud, quizás me encuentres…. si dos miradas se cruzan es porque algo buscaban; en ese momento te daré mi mejor sonrisa y me iré, pero siempre estaré ahí, ahí en el corazón, en tu corazón.

Quisiera saber si me extrañas, pero me da miedo ello, me da miedo la realidad, la realidad de que no me extrañas, quien podría extrañar a un monstruo, también se que algún día llegaras aquí y podrás saber que tu papa te extrañaba mucho, que pensaba mucho en ti y que pudo hacer de tus ojos la mejor canción.

Rendezvous by Bajofondo

Boûpe – VIII

1:45 am

Te puedo decir que vivimos la misma historia, todo es altibajos, me duele no verla, me duele no sentirla, no amarla, es estar y no estar, es el infame estar y no estar. Estoy pero no aquí, estoy atrapado en un mundo que no me pertenece, estoy atrapado, estoy ciego y es ahí donde estoy en este momento, me encuentro en las tinieblas y no se que día es hoy, no se en que tiempo estoy. Es difícil sobrellevar todo esto, me encuentro en este hotel donde afuera no hay nada mas que nieve, y todo esta oscuro, estoy en un lugar del cual no puedo salir.

Se que me ha dicho que todo esto es necesario, que todo es un cambio, pero no lo puedo asimilar, y se que la ayuda que me brindas es la mejor que puedo encontrar, pero en este momento no me puedo ni encontrar a mi mismo, lo que trato de decir es que estoy perdido. Me estoy volviendo loco, las paredes de este hotel me están derrumbando, aquí no tengo nadie con quien platicar, y la única persona con la que puedo platicar es contigo, pero tu solo sales de tu habitación a la una de la mañana y el tiempo en soledad no avanza, contigo se pasa muy rápido y eso no lo quiero, me duele todo, me duele cada recuerdo, cada momento, cada espacio, cada fibra, la gente comienza a burlarse de mi y me siento peor. La radio no cambia de estación y solo se escucha la misma música y esa no corresponde al lugar de donde soy, se que estoy atrapado en una parte de mi pasado, donde me quieres hacer creer que todo esta bien y no es verdad, nada de esto es real, ni tu eres real, ni este lobby, ni el mismo Boupe es real.

Se que de un momento a otro todo esto pasara, solo quisiera dormir y despertar y pensar que todo esto fue un mal sueño, pero no es así, tu sales y te sientas a mi lado, te veo hermosa, radiante, siempre así, yo no, yo me estoy marchitando, me estoy quemando, la comida no me sabe a nada; por una parte se que todo esto es real porque he perdido peso y me veo peor de como llegue, pero ninguna puerta se abre,  y quiero que todo esto pase, quiero despertar, tan solo quiero despertar, allá afuera esta corriendo el tiempo y aquí no, porque me tienes aprisionado sin esposas, porque?

Se que nunca saldré de aquí me lo dicen tus ojos, se que jamás podre ver la luz, siento que día con día pierdo mis fuerza, ya casi no tengo. Quiero estar bien, tan solo abrázame un momento, déjame llorar a tu lado, deja que tus brazos me arrullen por unos instantes, por favor……..

 

“Eres un muchachito patético que se autoengaña. ¡Mírate! Mírate y dime, ¿cómo se te ocurre pensar que eres un hombre?”

A Country Story – II

En la inmensidad de la oscuridad, en la noche, y solo una pequeña fogata es difícil conciliar el sueño, puede ser la radio, algún animal, el ruido del Río Humboldt o la misma soledad la que hace que sea imposible ello. Sintonizaba la KNYE 95.1 FM The Big Voice of the Valley y escuchaba que era pasada la una de la mañana, y me dispuse a hervir agua para un café…..

Prepare café para los dos, una sola taza. Bebimos de la misma taza, recuerdo que ella no compartía de su café, pero lo hizo conmigo. Bebíamos de la misma taza, en muchas ocasiones tomaba café y le daba un beso y ahí lo compartíamos, era un café delicioso, un solo café para los dos, mientras pasábamos la noche platicando hasta altas horas de la noche, perdíamos la noción del tiempo en esa casa, nos perdíamos abrazándonos, besándonos, haciendo el amor, hasta quedar dormidos, hasta soñar juntos, soñando con ella…..

Desperté de mi letargo, el viento hojeaba mi pequeña agenda, veía anotaciones de ella, la fogata casi se extinguía y mi café se quedo ahí, maldita sea, no sabía a lo mismo, nunca mas un café me supo a lo mismo, solo era café, por mas que quise repetir la formula, jamás volvió a ser el mismo. La radio marcaba las 2:44 am y la oscuridad era avasalladora, el cielo estaba completamente estrellado, yo la recordaba mas y mas, la extrañaba tanto, la amaba tanto, me hacía tanta falta y lo único que pude hacer fue abrazarme de las pocas fotos que tenía y de un sin fin de recuerdos en la oscuridad.

En unos minutos mas seguiría mi camino, me encontraba cerca de Dry Susie Creek y seguiría por la Interestatal 80 para llegar a Elko, la idea es poder llegar por la noche a Salt Lake City y poder descansar un poco, pero siendo honesto mi cuerpo podría descansar, pero mi alma no. Las autopistas son rectas en ocasiones y muy prolongadas, eso cansa, y confunde a la mente, el calor de medio día es muy agresivo y tengo que llegar a una estación de gasolina para poder tomar agua, aún faltan unas horas para que empiece amanecer. La estación marcaba las 3:25am, apague los vestigios de la fogata que había prendido, bebí mi café, tome mi agenda, doble unas cobijas que cargaba conmigo, metí todo en la cajuela y me dispuse a seguir mi viaje, mi viaje hacía ella.

Encendí mi Plymouth y me dispuse a conducir.

La extrañaba tanto a estas horas de la madrugada, buscaba un teléfono público para poder llamarle y escuchar su voz aunque sea por un segundo, me moría por escucharla, era lo único que deseaba en ese momento, me faltaba tanto por recorrer para poder llegar a ella, y verlas.

No me olvides, voy lo mas rápido que puedo mi amor….

Get me out of here!!!!!

Hay lugares en la tierra que son horribles, que son malos, que son hermosos, que son buenos……………………

Estoy ahí, el sueño me vence, llevo despierto tantas horas que he perdido la noción del tiempo, solo escucho a gente decir atrocidades, y se que tarde o temprano también me tocara estar en ese lugar. Un lugar de infamia, un sitio despreciable, lastimero, donde cada pared habla por si sola, tanto llanto, tanta desesperación, pero ahí estoy. Los escucho hablar una y otra vez, una y otra vez, frente a mis ojos tuve a un violador y asesino, frente a mi despotricando estupideces y tonterías a una asesina, frente a mi veía la desolación de un mundo fraguado, es el lugar lo más parecido a un manicomio, lejos de una prisión. Solo escuchaba la voz de esa persona diciéndome: Yo la viole y la mate, yo la viole y la mate.

Algo sucedía en ese lugar, lo mas siniestro se fraguo en las mentes de aquellos perturbados y yo no estaba tan distante de ello, ya tenía un pie puesto en ese lugar, en ese infierno, me condene a ese infierno para siempre. El violador me lo dijo al oído: “Bienvenido a esta mafia” Cuando me puse a desmenuzar la escalofriante bienvenida, se me helo la sangre, sabía y al a vez no sabía donde estaba. Tengo miedo de no volver a salir de aquí, estuve sentado y a mi lado un violador y asesino, emparejados por el destino, el en su lugar y yo en el mío. Lo único que le pido al Señor es que me de el valor, la fuerza, la entereza y el coraje de poder seguir en mi camino, de poder seguir aquí y poder sanarme.

Mi familia esta bendecida, es lo único que me reconforta. Que Dios bendiga a toda forma de vida humana.

“The path of the righteous man is beset on all sides by the inequities of the selfish and the tyranny of evil men. Blessed is he who, in the name of charity and good will, shepherds the weak through the valley of the darkness. For he is truly his brother’s keeper and the finder of lost children. And I will strike down upon thee with great vengeance and furious anger those who attempt to poison and destroy my brothers. And you will know I am the Lord when I lay my vengeance upon you.”

Ezekiel 25:17