Pequeñas Cosas.- I

___________________________


S
e hacia tarde aquella noche, mas tarde de lo normal, siempre supiste que hacerme esperar era tu secreto, hacerme esperar, demorarte, que el tiempo se detuviera en lo dulce de un segundo, y yo, muriendo de ganas por abrazarte de nuevo.

No podía esperar mas, no llegabas, cada segundo en mi reloj se hacia mas eterno, de una forma u otra los segundos acordaban como su fuera un ministerio durar mas de lo establecido, maldito tiempo inventado por nuestros ancestros como parámetro para no perder el sentido de la humanidad; estaba viviendo una catarsis en carne propia, y como apurarte si no estabas, sino mas bien te estaba esperando.

Ha prescrito el tiempo para esperarte, estoy sentado en tu estancia, con una pequeña rosa para ti, de pronto han apagado las luces, y he encendido dos velas que están en los albores de tu morada, escucho con melancolía y temor, cada sonido segundo del reloj. Todo se queda en silencio, ya no existen los murmullos, los pequeños ruidos, solo existen mis pasos, mis sonidos que se van extinguiendo poco a poco en tu estancia y el delicado crujir del celofán en que esta envuelta la rosa que he traído para ti. Creo que va perdiendo vida, se arruga poco a poco, se muere lentamente, con el calor de mis manos.

No se que te has hecho, a donde has huido, a donde te has fugado, a donde has existido, a donde te fuiste a morir, si tu padre al abrir la puerta ni en su memoria habito, solo la dejo abierta, invitándome a pasar, invitándome a soñar.

La calle esta vacía, espero con ansias la llegada de algún carruaje, donde te pueda divisar, donde te pueda contemplar, admirar, hasta donde el ojo pueda ver, pero no llegas.

Siento correr por mis sentidos una melancolía que no puedo arrancarme, un temor, infundando, que no tiene sentido, unos celos jamás experimentados, un coraje inexplicable, un deseo incontrolable, un amor desmesurado, cólera de sentimientos hechos uno, para una, en este instante, he de llorar, y será por ti, por que no has de llegar.

Paso un pestañeo, tal cual instante, como un abrir y cerrar de ojos, mas no te diviso, te escucho que caminas por el pasillo, escucho tus tacones, te observo por el vitral, estas hecha una cualquiera, si, de puta has de haber estado, te noto ebria, no te puedes ni sostener… maldije mi suerte en ese momento, en ese momento en el que te observe, con tu vestido destrozado, con tu maquillaje corrido, cual si fueras una golfa, una prostituta, si eso es lo que eres, por eso nadie te ha querido, y como soy el único que te añora, te place hacerme sufrir de esa manera, de postrarte ante mi como una Ramera, por que eso es lo que eres.

Incrustas la llave en el cerrojo de la puerta, giras suavemente para que nadie se despierte, mas ni siquiera te das cuenta, aguardo a tu llegada, espero con ahínco que atravieses tu portal; abres la puerta caes perdida, como una piedra, como una gota de agua que se desprende de una hoja en primavera, caes como una puta. Te miro, te observo, contemplo y diviso, has vuelto como una Muñeca de Trapo, tan solo quiero estrujarte en mis brazos.

Con Amor y Devoción. Si tú eres Musa de mi Inspiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s