De la intangibilidad absurda tangente de la retórica y una remembranza.

Powered by Castpost

Un titulo rebuscando para una entrada sin un objetivo en específico, ni concreto, con el simple y mero propósito de hacerme creer que me informa de lo que pasa en la mente de John Malkovich. Ya hace un buen de tiempo que no realizaba una entrada perteneciente a este subgénero, en la cual se pone a trabajar la mente, y no desperdiciando el tiempo en plantear temáticas desagradables, no es que subraye que mis entradas ulteriores sean desagradables, pero no de mi total agrado.

Es bueno saberse entendido por muchos, la verdad a quien no le agrada ese supuesto, a mi me fascina, saberme leído por personas de distintos países, sencillamente la sensación de agrado cabe en lo indescriptible. Me refiero en la intangibilidad absurda tangente de la retórica en algunos textos en los que me he avocado, donde llego a perder la noción de lo que escribo, y transmito, donde aquellas personas que buscan un aliento, un suspiro, un momento, se pierden en la barbaridad, la soberbia, lo tosco y burdo de algunas de mis entradas. Creo que es una parte del inconciente poder escribir de esta manera, poder, de alguna forma u otra, meterme en la mente de el lector, eso para mi si es sencillamente maravilloso, sencillamente cuando leo un comentario que gira en torno a lo que escribo, que por lo general es en todos; me siento pleno, y el hecho de que una persona se sienta plena y logre alcanzar por momentos una felicidad por medio de este entorno, como bien lo podría ser, una entrada, es estar alcanzado lapsos en su existir, es poder sentirse pleno escribiendo y transmitiendo un mensaje, una canción, un poema, una noticia, en mi caso, una introspección a mi mismo, en la cual me miento informándome de lo que me sucede y sucede afuera.

Sin duda alguna, para muchas personas, de las miles y millones de personas que escriben en estos diarios electrónicos; se conforman con un “Te quedo estupendo, saludos” o en el peor de los defectos, criticas destructivas acerca de su entrada o de su pagina, con esto acribillando sin razón alguna el derecho a la libre expresión y a la libertad de imprenta… sencillamente al ver esto, me muero de tristeza, como los Quetzales, que al salir de su hábitat, debido a la demanda que existe con respecto a sus plumas, se les sustrae de su medio ambiente, y en cautiverio, no mueren por hambre o de sed… mueren de tristeza; así es como me llego a sentir al ver este tipo de detalles.

A mi me gusta que la gente que entre a este recinto, se encuentre conmigo, no con otra persona, ni con un escrito, si no conmigo en especial, que deguste un trago conmigo, platicar, reír, conversar, dadas las circunstancias, estar triste si así lo deseamos, platicar de lo que nos provoque, tocar una bella melodía en guitarra, dejar que la noche se acabe, para comenzar a contar los incontables colores del alba.

Me gustaría estar con todas las personas que extraño, una por una, noche por noche, sueño por sueño. Es cosa que nadie puede impedir, implorar, detener, en nuestra mente el límite es el cielo, o sencillamente no hay límite. Pero extraño, extraño con demasía, y me gustaría, en el ocaso de mi vida, estar con la persona que primeramente extraño, convertidos en un costal de achaques, sentarnos a ver el ocaso del tiempo, en cualquier lugar, no importa el tiempo, la distancia o el lugar, si a fin de cuentas, a pesar del tiempo separados, le puedo demostrar cuanto la amo, decirle que la he extrañado, que en las noches, cuando el cenzontle abría paso a mi soledad, a 30 grados bajo cero, me he visto llorar, que de aquella noches que nos separamos, se van sumando una tras de otra, creo que ya van mas de mil y en mil pedazos se destrozan mis sueños de abril, de mirarla a los ojos y decirle que por ella, el huerto de esperanza es mi tristeza, los ríos de agua salada son mi condena…preguntarle, con quien se fue.

Por ahora solo me queda sentir, cantar y disparar contra el olvido, diciéndole al aire y soñando teniéndola a mi lado….

Por gustarte yo daría mi vida, y el color de tus ojos el cielo, con mis manos yo lo pintaría, y con mi sangre escribiría te quiero.

Que no daría por buscarte, por ser el dueño de tus sueños, por quedarme en tus ilusiones, tan solo cien años viviendo.

Que no daría por mirarme, cada mañana en tus ojitos, que no daría por explicarte y morirme en tu cuerpo lindo.

Con una mirada tuya me alcanza la sonrisa para varias vidas, le darás tranquilidad a mi alma, y tu respiro será mi brisa.

He atravesado la distancia, para mirarme en tus ojitos, enserio dame una esperanza, que de verdad la necesito.

Recogería las estrellas para alumbrarte los caminos, no tengas miedo ven conmigo dale vida a tu destino.

Aunque ande con los pies descalzos y con mi vestidura humilde, pretendo robarme tu encanto, aunque loco pueda decirme.

Yo solo quiero ser tu cielo, yo solo quiero ser tu luna y que se esparza por el viento, que te quiero más que a ninguna.

Mi mundo lejos de tu mundo está, no entiendes que tu horizonte soy yo, mira lo que no tienes que mirar, busca tan lejos y tan cerca estoy.

Yo solo quiero ser tu sombra, un hombro para recostarte, un Ángel al que yo confiese, como fue que logro crearte.”

Tan solo eso, tan solo decirle eso, para mi es suficiente, para mi es el universo entero. Solo espero que me comprendas.

Es muy fácil decirlo, difícil aceptarlo.

Más solo me quedo reflexionando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s