Hedonismo, Narcisimo, Egocentrismo, o simplemente Yo.

Después de haber creado confusión en la mente de Cruz Saubidet, haberle hecho pasar un agradable momento de discernimiento al Rister Mike y por último haber reflexionado.

Es indubitable la amplia gama de espectros luminiscentes que deambulan por mi mente, dándome así la pauta para ver lo que en realidad soy, puedo ser, quiero ser, deseo ser y ser.

Son tan pocas las doctrinas que he llegado ha ponderar, a discernir, dilucidar, sosegar, seguir, que difícilmente una persona común y corriente sabría en realidad quien es o que es, sencillamente, ese no es mi caso, yo disfruto cada momento de mi vida, mientras otras personas se desquician en armar un “cube brick”.

Sencillamente no recuerdo haber recibido todas estas doctrinas por parte de mis padres, hasta cierto punto se los agradezco, ya que inconcientemente me dieron el “libre albedrío” para poder hacer lo que me produjera placer, sensación de amor, belleza, pureza y mi mundo Yo.

Con el paso del tiempo descubrí en mi mente el potencial que todos tenemos, pero que pocos sabemos explotarlo al mínimo (no te diré que al máximo, sería una soberana estupidez), y veo en las cosas tan simples la grandeza del universo.

Llegue a ver en una guitarra de 19 trastes, una obra de arte matemática y de ahí pude partir para poder ensamblar cada tono con el calendario Maya (Tzolkin), dando la cifra correcta para descubrir la canción del Universo. Parado en el “Gran Cañón”, en una piedra a lo alto, tocando el cielo, pude gritar mi nombre para que se me escuchara y pude saber cuanto se tarda mi eco, en producir otro eco, así consecutivamente. Deseo encontrar y en caso negativo, elaborar una ecuación que me permita discernir previamente el movimiento del humo de un cigarro, tomando en cuenta la humedad que circunda el lugar, si es un cerillo lo que lo prende o un encendedor, que marca de cigarro es, el tiempo que tarda en consumirse etc., etc., etc. y poder ver en un plano cartesiano como se mueve el humo antes de verlo.

Con el tiempo me convertí en una cata del café, tomando en cuenta cuanta formula, café, crema, leche, azúcar, cuchara, agua, temperatura, diámetro interior de la taza, diámetro exterior, profundidad… para poder realizar un buen café.

Y en lo académico y profesional, mis logros me exacerban, me llenan de júbilo, hasta el punto en el que mi Ego quiero estallar y en ocasiones quiero morir de felicidad, de saber que todo es mió, y de nadie mas, que mi capacidad puede ser tan arrolladora como Yo lo desee y no deseo, y no permitiré que nadie la detenga, quiero irme volando hacia la luz.

Y sin duda, son tan pocas cosas las mencionadas por que si me pusiera a detallar cada aspecto que me produce un placer caleidoscópico, quizás seria tan basto cada tratado realizado por mi ser, que todos mis conocimientos opacarían a la biblioteca de Alejandría.

Hedonista, sin duda alguna lo soy.

Narcisista, no soy bello, soy Cosmopolita, soy metro.

Egocentrista, tengo los parámetros y la mesura, para poder ratificar que lo soy.

Yo, soy héroe, demonio, filosofo, dios… el Universo Entero.

Alejandro Duartte Lallenmand

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s