Porta Rossa

¿Necesita uno, tener motivos para realizar una entrada?

A veces creo que si, muchas veces no. Tiempo, maldito tiempo, Tú no esperas, desesperas.

La primer consecuencia y creo que la ultima, es aquella que cataliza el animo, no digamos devastandolo, mas bien, dejandolo a un lado, esa es la concecuencia de dejar de escribir por un largo tiempo, y tenemos que sumarle el no leer otros articulos. Pareciera como las olas del mar, que van erozionando los acantilados, o simplemente ver como te cae una noche sentado sin nadie, en Porta Rossa, en la tristeza y en la soledad te vas quedando rezagado, la gente te empieza a olvidar, se acaban las municiones, se agotan los transportes, escacean los lugares para esconderse de los demas, al final, quedas atrapado entre tu persona, nada mas.

Podría renegar por la falta de atención, pero no lo hago, afortunadamente, tengo atención, la necesaria para poder existir, pero maldita duda, élla mata, aniquila, devora.

Que hago si no escribo, de que manera puedo vivir si no escribo, a que hora te llega la inspiracion para jodidamente escribir y ganarte un aplauso, uno solo, nada mas; donde encuentro el escribir diario de mi persona, de tu persona, de sus personas; donde me puedo sentar, para poder escribir, para poder vaciarme sin menoscabo alguno, para poder soltar todas las malditas vicitudes que me atarean, el dirimir diario de una jornada, el constante ir y venir, de alla para aca, donde llorar, donde escribir, donde joder, donde maldita sea, morir putamente.

¿Dejo de escribir y regreso a Porta Rossa? Me llegue a preguntar en alguna ocasión, por alla del 14 de Julio, me conteste…”A quién putas le importa si dejas de escribir o no”; Quiero dejar de pensar y ponerme a escribir, el problema no es que escriba mal, el problema es que tú lo entiendas, en caso que no lo entiendas, diras: “Leí a un Pendejo”, pero “pendejo”, pendejo, no me gusta mucho la expresión, dejemoslo en “loco”, si un maldito loco, un desquiciado.

Llega el momento en el que uno se astia de escribir estupideces, de escribir en mi caso, cursilerias-dogmáticas acerca del amor, noches de sexo que no me satisfacen porque a las 2 de la mañana tengo que partir, dialogos mediocres con uno mismo para tí, que lo más seguro es que en tu cara ya se dibujo una sonrisa “Colgate”, ya me he cansado, porque llega el momento en que los musculos dorsales se tensionan demasiado, el stress va en aumento, la vista se empieza a borrar… al final, puras sombras.

Pero no te apures, yo seguire en lo mío, tú a lo tuyo. Quisiéra de nuevo estar en Porta Rossa, son 27 años, ya muy vividos, la vida ha dejado de tener la importancia requerida, muchas cosas han quedado sin empezar, he logrado pocas cosas dentro de lo que cabe, unas de ellas, escribir y ser leído, otra, viajar a una canción, la última y más importante… Ame y no fui correspondido.

Ya no hay nada por hacer.

(H)Porta Rossa, Florencia. Cuarto 23.

11:43pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s