La cultura del Buen Fin

Me encontraba leyendo un artículo en la editorial de El Norte de Rosaura Barahona que lleva por titulo “Buen fin, mal fin” ; se lo recomiendo ampliamente, del 20-XI-12.

Los medios de comunicación masiva juegan un papel muy importante en este contexto, debido al alcance que tienen; preparar una propaganda, dispararla y alcanzar al mayor numero de usuarios. Paso con el llamado El Buen Fin, lo que para muchos significo la perdida de sus aguinaldos por unos cuantos artículos electrodomésticos, y quizás sufrir un poco en su economía durante el primer trimestre del año entrante.

Se logro el objetivo, los comercios se vieron abarrotados por una clientela mordaz e iracunda, esperando que diera la hora para entrar a la tienda y llevarse la plasma de rezago a precio ridículo. Una cultura de consumismo desmesurado; la televisión vende y a precios altísimos.

Que paso con aquellos comercios que no vieron su buen fin, librerias, museos, teatros, me pregunto si entraron en el paquete que se tenia previsto para este fin de semana de acaba de ocurrir, creo que si estaban, pero cadenas mas amplias y poderosas estaban primero que ellos.

Nuestro Estado tiene un rezago estudiantil vasto, en el cual son tantos los factores que llegan a incidir sobre este asunto, y pareciera que a nadie le importa, solo a unos cuantos; creo que la publicidad llega mejor si es de primer mano y la publicidad acerca de los museos que se encuentran en nuestro Estado es tan vaga y laxa, que cuando llega al receptor, esta no termina por cuajar. En los únicos lugares donde he visto publicidad acerca de los museos del Estado es si acaso en hoteles, y eso si, uno como cliente tiene que exigir esa información, de lo contrario, no se niega, mas bien se pasa por alto.

Hace dos semanas conocí por azares del destino a una chica de Panama, y me platicaba acerca de que no queria salir del hotel donde se hospedaba por el miero y la inseguridad que se vive en la ciudad, que su novio no la dejaba salir del hotel, cierto dia se armo de valor, salio y conocio otro mundo no distito al suyo, pero era otro lugar; me platico tantas cosas acerca de las
Grutas de Garcia, del
Cerro de la Silla, de la
Coyotera, del Barrio San Luisito, en fin, me quede asombrado acerca de la capacidad de retención de detalles y clichés, que en definitiva encendieron mis ganas de salir a explorar un Monterrey tan desconocido como conocido por mi persona.

Lo triste de la situación es que siempre tiene que ser un extranjero el que te platique las bondades de tu país para que las puedas comprender y entender.

Agarre un libro carajo!
Leer no mata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s