Boûpe – X

Tenía tantos días que no te veía, pareciera que te esfumaste. El Boupe conmigo es solamente ello, un simple hotel en medio de la nada, y de verdad me agrada mucho saber que estas bien y que has regresado. 

En efecto sigo aquí, y no, no puedo encontrar la salida, de hecho hace unos días atrás me encontraba en ξ Alzir, se que ahí esta la salida, se que en esa ala se puede salir de aquí, pero son demasiadas las salidas y es tan distante de aquí que resulta muy agotante. Ya no escarbo entre el tumulto que deje, mas bien trato de acomodar todo a como estaba antes, y no se que me inquieta mas si cuando bajas por esas escaleras o cuando no lo haces; cuando lo haces se que puedo conversar contigo y añoro tu leve consuelo por las largas horas que conversamos, cuando no lo haces me encuentro conmigo mismo, pero es mucho el miedo que siento cuando ocurre ello, me da mucho miedo la soledad.

Claro que sigo pensando en ella, no puedo dejar de hacerlo, jamas lo haré, eso no esta en mis planes, y lo hago porque el estambre rojo sigue ahí, sigue esa conexión, se que esta muriendo por el otro lado, pero por este lado no ha pasado ello, solo esta un poco enterrada y quiere salir a la luz, quiero descubrir como poder meter todos estos pensamientos en esa conexión, porque no dejo de pensar ni un segundo en ella.

Minutos antes de que bajes, miro por la ventana la luna, es una sola, y se que ella también la esta viendo, por ello mantengo la fe, un hombre sin fe estaría totalmente perdido, yo estoy encerrado aquí y afuera hay una bestia que duerme, lo se porque en ocasiones escucho cuando recorre los pasillos, y siento tristeza por el, porque no tiene a nadie, nadie no ha llegado aún, entiendo su desesperación, pero se que es una abominación. El quema es despreciable, es voraz, atroz, y cuando se encuentra cerca solo pienso en ella, pienso en sus ojos, en sus labios, en sus manos, en sus besos, en las ganas de volverla a ver, de abrazarla, de decirle que siempre sueño con ella y la abominación desaparece.

Pienso en ella porque es mi salvación, y aún así ella no este conmigo aquí pensar en ella me alivia y cuando lo hace mas la extraño, pero no logro poder hacer llegar ese mensaje, se que no llega, se que no siente lo mucho que la extraño y lo mucho que la necesito.

Ya mi café se enfrió y aun ello me la recuerda. 

No busco la reacción del público, estoy hablando con Dios.

Boûpe – VII

1:20am

Es extrañarla cada momento quiero que sepa, es extrañarla. Y no puedo enumerar cada una de ellas porque no tendría fin. Pero extraño tanto su persona. Recuerdo el café, uno solo para los dos. En ocasiones la vida es muy dura y te orilla a que aprecies cada detalle pero desde otra perspectiva, en ocasiones siento que no lo voy a lograr y que me quedare en el camino. Vidas tan distintas y sueños tan iguales. Es tan difícil soltar una palabra, a mi me es muy difícil en este momento porque estoy muy lejos, porque duele el alma, duele el corazón, duele cada fibra de mi ser, ya no distingo los sabores, tantos cigarrillos terminaron por acabar con ello.

A veces pienso que las almas destinadas a estar juntas, por separadas que estén, estas se siguen comunicando constantemente, en un lenguaje que desconocemos, cuando se da la opresión en el pecho es por ello y como no entendemos su lengua duele. Duele de una manera que no puedo entender, que no reconozco, que me abruma, porque si tan solo pudiera volver a aquella noche, hubiera preferido no despertar jamas, sabría que ella estaría arrullándome en sus brazos con sus manos, abrazándome hasta la eternidad. Estaría con mi amor.

And what if you could go back in time and take all those hours of pain and darkness and replace them with something better?

And I find it kind of funny
I find it kind of sad
The dreams in which I’m dying are the best I’ve ever had
I find it hard to tell you,
I find it hard to take
When people run in circles it’s a very, very
Mad world, mad world.

Oda

Recuerdo que no estabas ahí,

recuerdo que solo eran momentos,

recuerdos ya muy desgastados,

recuerdos ya muy olvidados.

 

Recuerdo la última ves que te vi,

recuerdo tus palabras certeras,

recuerdo el último beso que te dí,

recuerdo la última vez que te abrace.

 

Recuerdo que me haces falta,

recuerdo que hable contigo una última vez,

recuerdo tu tristeza,

recuerdo que te amo.

 

Papa

 

Dying Away by The Curious Case of Benjamin Button

Boûpe – V

Me hablo de los lugares que había visitado y lo que había visto y hablamos hasta justo antes del amanecer, volvimos a nuestro cuarto…. a nuestras vidas separadas. cada noche volvíamos a encontrarnos en el vestíbulo, un hotel a mitad de la noche puede ser un lugar mágico. Tiene algo tranquilo algo reconfortante, saber que tus seres amados están en sus camas, donde nada les puede hacer daño. Perdíamos el sentido del tiempo hasta justo antes del amanecer.

Meeting Again by The Curious Case of Benjamin Button

Boûpe – IV

1:30 am

A veces las fechas cargadas de emociones y sentimientos como lo resulta un 14 de febrero pueden llegar a ser una embestida, una embestida que te saca de tu fantasía y te sitúa en la realidad. Mi realidad se volvió ella ese momento en el que la bese por primera vez, en ese momento en el que la acaricie, acariciar su rostro no tenia ni tendrá ningún precio. Curioso porque ese tipo de fechas se espera una celebración, algo, pero ese día solo nos quedamos por horas en la estación de la Teruel, aún recuerdo el modo en el que iba vestida, aún recuerdo su perfume, aún recuerdo todo; y así como recuerdo todo, también recuerdo cada momento en el que me fui alejando de ella, recuerdo cada momento en el que me perdí por completo, hasta ser lo que en este momento soy.

De ello no ha quedado nada, porque de todo me encargue de destruir, puedo ver ello, puedo saberlo, intuirlo, crearlo, destruirlo, pero lo importante es que lo sé y me arrepiento de todo ello. En alguna ocasión la Sra. Le Turnea me pregunto si volvería sobre mis mismos pasos, sobre el mismo error; Y no se trata de un error, es un suceso en  la vida que volvería a repetir, de lo que no estoy seguro es si volvería a cometer los mismos errores, un cambio en la situación me ubicaría en otra situación muy distinta a la de hoy, y no me perdería por ningún motivo cada uno de esos momentos, cada uno de sus besos, de sus caricias, de su amor incondicional para mi.

Mucha gente siente el vacío, pero hay que tener mucho coraje para ver la desesperanza.

 

Angélique

Burn it to the ground.

Boûpe – III

1:25 am

 

Hola! Se que tarde un poco, tenía muchas ganas de platicar contigo y saber de ti. Cuéntame como fue la primera vez que la viste.

Fue en la estación Valdealgorfa en Teruel, fue ahí donde la vi la primera vez, después de muchos telegramas y postales, nos dimos la oportunidad de vernos, aunque fuera por un instante. Para mi fue un viaje largo, pero me sentía impaciente puesto que la vería por primera vez y ardía en deseo de abrazarla, sentirla, tocarla, apreciarla. Mi tren llego antes de lo esperado, llegue en la madrugada de un 14 de febrero, había muy poca gente en la estación y me dispuse a esperar, me senté en una banca y me puse a revisar sus telegramas, su último telegrama, su letra, su manera de escribir tan hermosa. Los minutos transcurrían y se acrecentaba mi miedo, el miedo de que jamás llegara. Saque un cigarrillo un De Maurier y lo encendí, perdí la cuenta de cuantos me fume, llego un momento en el que la estación se quedo sola y ahí estaba yo, esperándola, cuando de repente se escucharon unos pasos, me encontraba de espaldas, las piernas me temblaban, y me dijo: Buenos días Señor. Era la misma voz que había escuchado la primera vez, puesto que en una ocasión telefonee con ella y después de tantos días ahí estaba detrás mio. Con temor voltee y la vi, lucia radiante, llena de felicidad, llena de gozo, nunca había visto unos ojos así, era un brillo sin igual, un cabello hermoso, unas manos hermosas, la salude correctamente dentro de mis modales, pero mi nerviosismo no me permitió ver que ella deseaba besarme, y nos besamos, nos besamos hasta cansarnos si se puede decir, porque nunca me cansare de besarla. Pasamos largas horas en la estación de Teruel, pero para mi fueron escasos minutos. Recuerdo con vehemencia cada minuto, cada segundo, cada hora de ese día junto a ella. Ese día fue tan especial que nos marco de por vida en esta vida. Si pudiera regresar el tiempo, sin duda alguna volvería a ese día, a esa hora, ese momento no lo cambio por nada, ese momento nos quedo en el corazón para siempre, sabíamos que haríamos algo, algo sorprendente. Su nombre Angélique.

Es curioso como algunos nacen para ser padres, algunas personas tienen oído para la música, algunos otros son artistas, algunos nada, algunos saben de Shakespeare, algunas son madres y otras saben amar. En mi caso nací para recordar cada momento de mi vida con tesoro, con anhelo y en plena soledad.

 

1903

Entre la basta combinación de palabras que pueden existir, combinaciones y permutaciones pude encontrar la palabra más bonita, la expresión mas pura, por su contenido, por su contexto, por su profundidad. Dentro de cada uno existe sin lugar a dudas ese lugar, un lugar donde la mente se quiebra por completo, donde tu felicidad es tu mayor miedo, tu mayor temor, se recorren millones de sinapsis para poder llegar ahí, el camino es muy arduo, pero en ese momento solo es éxtasis, se llega exhausto, se llega con llanto, con sufrimiento, pero ya estamos frente a ella, su aspecto es mordaz, elocuente, antigua, el cilindro es aterrador, devora. Quisiera pensar que todo se arreglara, que todo se borrara, que todo olvidare al pasar por ella, que después de, solo existe un mundo diferente para conquistar, que quizás nadie me pueda recordar; me siento frente a ella y medito largas horas, por el cilindro veo luz, se cola algún sonido que me llena de tranquilidad, mi corazón se acelera, mi pulso incrementa, me lleno de ansiedad; volteo y veo todo lo que construí, todas las personas que conocí, que me quisieron, que me aman, y se que allá adelante no estarán. A veces el llanto se desborda, pero es un lugar donde nadie puede escucharme, porque estoy tan dentro de mí, es en ese lugar donde me siento más solo, en ocasiones me paro y me acero, toco la manija y enseguida la suelto.

Y ahí esta, aguarda impaciente, ella es así.

Cellar Door.

 

Carpathian Ridge by Donnie Darko OST